« Programa electoral en materia de educación de UPyD | Página principal | Artículo de Emilio Fernández Marrero »

Artículo de Maximiliano Bernabé

El artículo que aquí se reproduce ha sido publicado en El inconformista digital. Espero vuestros comentarios.

YO LEÍ “EL QUIJOTE”, Y DISFRUTÉ
El fin de la enseñanza de las humanidades en España

Así dicho, y depende de en qué ámbitos, puede sonar hasta como una provocación. Sí, lo leí, y sentí placer, a pesar de que era, en su integridad, una de las lecturas obligatorias en el tercer curso del B.U.P. de hace unos años. Una vez que lo empecé pocas cosas me hicieron interrumpir su lectura, con las dificultades lógicas que puede plantear un libro publicado a comienzos del s. XVII, pero tampoco tantas. En esto pensaba, y en muchos otros libros, mientras el otro día varios medios de comunicación hablaban sobre los planes de lectura que las autoridades educativas han emprendido para fomentar ese hábito entre los escolares. También al contemplar, en las paredes del instituto donde trabajo, unas hojas de recomendaciones sobre cómo leer. Instrucciones enmarcadas dentro de estos plantes de lectura. Y algo no me cuadra.

Primero, porque este interés sucede y se superpone a otro de las autoridades educativas nacionales y autonómicas de erradicar de la enseñanza la lectura de obras completas y sustituirla por antologías y adaptaciones, con los años cada vez más antológicas, y más adaptadas. Y segundo, por la inanidad y vacuidad que emanaba de esas mismas normas. Empezaban casi diciendo cómo se tiene que sentar el chico, abrir el libro, la luz necesaria, cómo hay que hacer descansar la vista cada pocos párrafos mirando para otro lado, tomar zumos de vez en cuando para reponer fuerzas, etc. Todo muy obvio, y estúpido por lo evidente o excesivo. Al final, pensé, con este afán de burocratizar una materia del espíritu como es el proceso de aprendizaje, tras haber ahuecado de contenidos las diferentes asignaturas en que está compartimentado, van a hacer una asignatura de algo tan íntimo y connatural a quien se interesa por el saber como es leer un libro. Y así, hacer que el libro, un alargamiento de nuestro intelecto, que puede retener mucho pero no todo, quede lejano, burocratizado, sometido a protocolos redundantes, “auditado”. Si se sigue por este camino, y es probable, quizá las autoridades educativas, hábilmente aconsejadas por sus psicopedagogos de cámara, nos acabarán explicando cómo cagar: “Se sienta usted de esta manera, se relaja… puede optar entre el papel y…” Y no sería raro que en este mundo educativo, donde ya se ha enseñoreado plenamente esa jerga de pleonasmos e incorrecciones inventada por los psicodemagogos para encubrir la falta de conocimientos a los que asirse; ese idioma oscuro trufado de palabros como “inclusividad”, “rol”, “disruptividad”, “ratio”, donde se construyen verbos como “ofertar”, “interactuar”, “aperturar”, se acuñase el neologismo “lecturar” para definir la acción de enfrentarse a un libro siguiendo todos los pasos y recomendaciones de los inútiles con carnet, para contraponerla a la necesidad y al placer supremo de leer, por los cuales incluso se ha llegado a morir: “Mamá, hoy no me lleves al centro comercial, que tengo que lecturar…”, “Me han dicho que lecture un libro para hacer un trabajo sobre la pizza”.

Tercero, porque en ésta nuestra sociedad española, la destrucción progresiva de la enseñanza que se viene llevando a cabo desde 1990 parece que tiene por fin formar ciudadanos acordes con la mediocridad imperante. No hay más que echar una ojeada a los medios de comunicación, o a las formas de ocio mayoritarias. Una persona que lea literatura, historia, filosofía de verdad, no esos folletos engordados que ocupan ahora muchas estanterías, difícilmente comulgará con muchas ruedas de molino. Para lograr este objetivo, la artillería de los mediocres buscó blanco en el libro mismo. Para leer hay que “digerir” el libro, y éste fue descuajado en adaptaciones y colecciones de parrafitos perpetradas por el psico-inquisidor pedagógico de turno, pagado por los politiquillos que marcan los diecisiete, o más, sistemas educativos con que ahora contamos. Es comprensible que, para quien se enfrenta por primera vez a ellos, se adapten textos antiguos, cuando la lengua era bastante diferente de la actual. “El Cantar del Mío Cid” y otras joyas de los inicios. Eso siempre se ha hecho. Sin embargo, el otro día casi me da un pasmo cuando vi que ya se adapta literatura de finales del s. XIX. Dentro de nada, se pasará “La Familia de Pascual Duarte” a lenguaje de móvil, ya verán, y hasta tendrá un prólogo de Dª Mercedes Cabrera, Ministra de Educación. Y todo esto, en el caso de que los libros que se recomienden no sean esa llamada “literatura juvenil” con tramas entre lo inverosímil y lo tedioso, cuyos personajes desconocen el empleo de cosas tales como el subjuntivo o las oraciones subordinadas. Con estos mimbres, no es de extrañar el descrédito en el que actualmente se hallan las Humanidades en las instituciones de enseñanza: cuando se llega a la hora en que los alumnos deben elegir asignaturas, a los listos les “ofertan” las científicas, y a los menos aventajados, las humanísticas, las del montón. Y con razón; seguro que un chimpancé también podría enfrentarse dignamente a los contenidos que amenizan ahora a disciplinas como la gramática o el estudio de una lengua extranjera. Ya se empezó desterrando al latín y al griego. Las asignaturas científicas van aguantando el embate un poco más, un lapso que tampoco ha de ser muy largo si los fundamentalistas pedagógicos de la LOGSE y la LOE siguen con el control del sistema educativo español. Todo lo que tarden en encontrar un método para, por ejemplo, resolver ecuaciones eliminando todas las incógnitas (espero no estar dando ideas), y así igualar a todos en la misma ignorancia mediocre. Luego nos quejaremos del mal estado de la investigación en España, y algún esclarecido cargará la responsabilidad sobre otras épocas; pero para entonces ya habremos conseguido producir varias generaciones que provean de camareros y personal de limpieza a esos “resorts” que ahora se construyen en la costa mediterránea.

Como el oprobio nunca suele ir muy lejos del chiste, hace poco he leído que el alcalde de Noblejas (Toledo) ha propuesto que su ayuntamiento pague de sus arcas un euro por hora a los escolares que vayan a la biblioteca, aunque sea a calentar la silla. La lectura convertida en subempleo, fomentada por aquéllos que nunca han leído. Por un lado da un poco de pena que esta labor de zapa mediocre la esté realizando el PSOE, cuando en otros tiempos los partidos socialistas se preocupaban de que los obreros dedicasen su tiempo libre a leer y estudiar, medios de conquistar la dignidad personal, y también la mejora social. Por el otro, da más pena todavía constatar cómo se dice que se emplea el dinero público en supuestamente fomentar la lectura después de haberse esforzado por erradicarla de la vida de los adolescentes. Es como cuando después de haber quemado un monte de robles lo plantan de eucaliptos, que crecen rápido, para transformarlos en pasta de celulosa. Recuerdo que en el musical “El Violinista en el Tejado”, el protagonista, en la célebre canción “Si yo fuera rico (If I were a rich man) dice que si tuviese mucho dinero pasaría el día discutiendo los libros con los sabios del pueblo. Los libros. No sólo entre los judíos de Europa Oriental fueron un objeto de veneración y deseo. Desde luego, si Don Quijote viviera ahora y fuese alumno de la E.S.O., no se habría vuelto loco por leer sus libros de caballerías, se volvería imbécil, pero loco no. Ahora, algún psicotonto español debe de estar maquinando mamotretos de instrucciones de mil páginas sobre cómo leer un libro.

Maximiliano Bernabé Guerrero
Toledo

TrackBack

TrackBack URL para este entrada:
http://www.leqtor.com/movabletype/mt-tb.cgi/87

A continuación se encuentran los links de weblogs que hacen referencia a Artículo de Maximiliano Bernabé:

» Yo leí El Quijote y disfruté de meneame.net
Las autoridades educativas, hábilmente aconsejadas por sus psicopedagogos de cámara, nos acabarán explicando cómo cagar: “Se sienta usted de esta manera, se relaja… puede optar entre el papel y…” No sería raro que en este mundo educativo ... [Leer más]

Comentarios

Para Todos:

Os debo una explicación. Algunos de los que intervienen en este foro han preguntado recientemente si hay o no censura. Hasta ahora no la había, y de hecho aquí han aparecido expresiones que en ningún otro blog se hubieran tolerado. Pero de ahora en adelante sí la voy a ejercer, y no se van a admitir expresiones como la que aparece en la última intervención de Diego: “Como defensa has elegido el guión de siempre, (y de los de siempre), que no es otro que crear la confusión, la duda y enmierdarlo todo para tu provecho”. Quien crea que estoy buscando mi propio provecho y no que lucho de buena fe por las ideas en las que honradamente creo (equivocadamente o acertadamente, esa es otra cuestión) vale más que se abstenga de polemizar conmigo. Ramón Torrado cita la frase de Orwell “Si la libertad significa algo, es el derecho de decirles a los demás lo que no quieren oír”. Es cierto, pero la libertad consiste también en poder ejercer el derecho de no escuchar lo que me parece una mamarrachada, y no creo atentar contra la libertad de nadie si cambio de canal cuando oigo hablar al actual presidente de los Estados Unidos, a Jiménez Losantos, o a Ángel Acebes.

Supongo que se me concederá que en este blog soy el anfitrión, y que cualquier anfitrión tiene el derecho a escoger a sus invitados. Y se me concederá también, espero, que bastante paciencia he tenido con algún que otro impresentable que, incapaz de elaborar argumentos, se ha dedicado a hacer juicios de valor sobre mi persona.

El negar la entrada a Diego en este foro no atenta en absoluto contra su libertad de expresión: si quiere defender sus puntos de vista, no tiene más que abrir un blog, como hice yo, en el cual por supuesto tendrá el mismo papel de anfitrión que yo ejerzo en este. Incluso tendrá el derecho de, como diría él, a “enmierdar” su propio blog, pero no el de los demás.

No obstante, he de reconocer que sus intervenciones han sido muy útiles para defender mis puntos de vista por una razón que ya he explicado otras veces, pero repito aquí: sostengo que la pedagogía es una jerga sin sentido, no una ciencia, y que los que viven de ella son unos sectarios. Las intervenciones de Diego demuestran las dos cosas: la culpabilización del disidente (como hacen todos los sectarios) y la ausencia de argumentos racionales (que sí existirían si la pedagogía fuera una disciplina científica). En este sentido, debo reconocer que he utilizado a Diego (y a algún otro), pero como sus intervenciones ya no pueden arrojar más luz sobre la estupidez de los pedagogos, no vale la pena seguir soportando su zafiedad.

Antes de terminar, tengo que pedir disculpas a quien firma “malvaca”: al borrar la última intervención de Diego, debí borrar sin querer la suya.

Atentamente

"En el cuento tradicional, el padre de Blancanieves está en el castillo, asiste a las maquinaciones de la madrastra pero guarda silencio."

http://www.fnac.es/dsp/?servlet=extended.HomeExtendedServlet&prodID=673372

Ramón... ¿fumas porros?

Yo leí El Quijote, y disfruté, pero recomendaría para una primera lectura saltarse las partes de Cardenio y Luscinda y otras disgresiones similares. Por cierto, ¿algún cervantista podría explicarme el sentido exacto del adjetivo "discreto", tal y como es utilizado en El Quijote?

(Lo que más gracia me ha hecho siempre de Diego es su falta absoluta de sentido del humor. Ramón Torrado se ve que lo intenta, pero se le nota falta de práctica.)

Y en la Comunidad Valenciana la educación para la ciudadanía se impartirá en inglés¡
http://antesdelascenizas.blogspot.com/2008/03/el-intento-de-aniquilacin-del.html

Creo que discreto en el siglo xvi significaba algo así como listo o juicioso. Sigue la etimología de discernir, pensar, tener juicio. Hay una comedia muy bonita de Lope de Vega que se titula "La boba para otros y discreta para sí" donde creo que se ve más claro el significado.En esta comedia una muchacha, a la que algunos creen tonta, resulta ser muy juiciosa y perspicaz para resolver unos enredos. No soy ninguna experta, aclaro.
Lo de la educación para la ciudadanía en inglés (yo doy clase de inglés) me parece una burla a la constitución y la democracia española. Soy una defensora de esta asignatura porque creo en la democracia y en la educación cívica. Este país salió de una dictadura y se metió en una democracia sin preparar a la gente para ello. ASí nos va, somos un país sin modales, sin respeto por las minorías, sin conciencia clara de lo que son los derechos humanos. Y todo eso se puede enseñar en escuelas e institutos. Yo(y otros muchos) llevo haciéndolo toda la vida.Ahora mismo preparo materiales para un homenaje a Martin Luther King, cuyo asesinato hace 40 años recordaremos dentro de poco. Pero creo que esto hay que institucionalizarlo y hacer una asignatura, enseñando la constitución Cuando una ve la manipulación de medios de comunicación (COPE) o públicos TV Madrid, o a esas señoras del barrio de Salamanca que llaman maricona a un concejal socialista rompiendo un silencio por dos agentes del orden asesinados. O padres de familia haciendo el chimpancé junto a sus hijos cuando chuta un futbolista negro. O jóvenes vociferando mientras suena la marsellesa(u otro himno)al empezar un encuentro de futbol internacional. Y no sólo lo veo yo sino que se ve en las televisiones de todo el planeta. Pues entonces,cuando veo estas y otras muchas cosas que no caben aquí, pienso en la gran irresponsabilidad del PP y de la iglesia al boicotear una asignatura de educación cívica y de convivencia con la falta que nos hace. Me da igual que la gente religiosa considere aberrante el matrimonio gay, o incluso la misma homosexualidad, pero todos los niños y jóvenes deben aprender a respetarlos como sujetos de derechos que son.Les gusten o no. Otro argumento a favor de la educaión cívica es que tenemos muchos alumnos emigrantes y todos sin apenas excepción, provienen de dictaduras, algunos de régimenes horribles que no no tienen ni han tenido en un pasado reciente,respeto por la justicia ni el ser humano.Yo tengo alumnos de China, de Rusia, del Magreb, de sudamérica. Muchas veces defienden la pena de muerte, la inferioridad de la mujer,la resignación frente la impunidad, la intervención de los militares en política. Y van a ser ciudadanos y vecinos nuestros como las señoras del abrigo de visón que llaman maricona a un concejal. Da miedo. Eduquemos a esta generación en la fe en la justicia, en la tolerancia, en la exigencia de cumplir nuestras obligaciones cívicas, en la búsqueda del bien común, en arrimar el hombro para construir una sociedad mejor. A mi me educaron así, y no mis padres, que me enseñaron modales, sentido de responsabilidad y a tener buen corazón. No es tarea de los padres. Los padres a lo mejor carecen de los conocimientos debidos.LO mismo que no saben inglés o física. Mis profesores en la transición y últimos años de Franco me enseñaron lo del bien común y a construir una sociedad mejor. Nosotros tenemos que pasar el testigo.

Paloma,

Me parece deplorable lo de la Educación para la Ciudadanía en inglés.. pero me parece totalmente prescindible -y causa de los posteriores lodos- la invención socia-lista de la ciudadanía, simplemente porque todo esos contenidos: tolerancia, justicia, legalidad..etc, etc. estaban ya presentes en la asignatura de Ética y también en sociales, la ciudadanía NO AÑADE NADA, no solo no añade sino que resta... resta credibilidad y viabilidad.. al pasar de una materia de dos horas (Ética) a dos materias de una hora..y resta a la filosofía I de primero -tres horas- .. a dos horas con la filosofía y ciudadanía..

El gobierno socialista se puede llenar la boca con progresismo, libertad, tolerancia, diversidad, pero la verdad -pura y dura - es que ese engendro de la ciudadanía viene a restar y no a sumar.

¿Por qué no han quitado las horas de religión para meter la ciudadanía? ¿No estamos en un país aconfesional? No lo han hecho porque ellos se dedican a mantener el status quo aunque quieran disfrazarse de "cambio" de progresistas, de justos..

¿Es un tema importante en la educación el tema de la ciudadanía?.NO
¿Cambiará mucho a los alumnos?.No
A pesar de ello,mi opinión es Sí a la ed. para la ciudadanía.
A lo mejor habría que haber consensuado más los contenidos.
Los nenes tiene que conocer el pluralismo que hay en la sociedad y respetarlo,aunque no le guste a muchos católicos y peperos.

RM:
¿Ofrece Ciudadanía algo que no ofreciese la Ética de 4? NO
¿Ofrece filosofía y ciudadanía algo que no ofreciese Filosofía I? NO

¿Ofrece Ética algo que no ofrezca la ciudadanía? SI
¿Ofrece Filosofía I algo que no ofrezca Filosofía y Ciudadanía? Si

¿Por tanto enriquece o empobrece nuestro sistema educativo? Lo empobrece, por mucho que queramos escudarnos en que no gusta a curas y peperos.

Los alumnos de Primaria no dan Ética ni Filosofía.Ahora sí dan ciudadanía.
Muchos alumnos de 2º ESO, al repetir por 2ª vez, abandonan.No llegan a 3º y menos a 4º.No dan Ética o Filosofía.
Yo hubiese puesto ciudadanía en primer ciclo de ESO,en 2º curso.
Manteniendo Ética y Filosofía ,en ciclos superiores.

CON TODOS MIS RESPETOS, OS ESTÁIS OLVIDANDO DE LA HORA DE TUTORÍA.

NO DESPRECIÉIS LA LABOR DE LOS TUTORES, QUE NO SE LO MERECEN.

LA CIUDADANÍA SOBRA PORQUE LOS VALORES NO SE PUEDEN EVALUAR HASTA QUE NO SE ACUERDEN.

Bueno, uno es modesto en sus aspiraciones y no espero que mis aportes a este foro lleguen a constituir cuerpo de doctrina, por eso no me doy por importunado ni ofendido si se borran mis intervenciones. A Paloma le escribo que asiento en todo lo escrito por ella (¿) acerca de EpC. Y veo que los que impartían o imparten ética o filsosfía cuentan que con tales materias ya se cubren los objetivos de esa EpC (y, entiendo que con la Religión también, ¿o no?)... Y si no, se acude a eso de las transversales y todos listos. Pues no. Porque ni impartir ética ni filosofía da como resultado inmediato constituir modelos de ciudadanos; sí, de acuerdo, tampoco con eso de EpC, pero tal vez apunte más en la dirección correctamente necesaria. Y soy el primero que creo que ha sido muy torpe tanto la introducción de la asignatura, como la selección de contenidos, o la permisión de su manipulabilidad, como el mantener la religión en centros públicos (por ahora, y no se debería comprender por qué, enemiga acérrima de la otra), y eso del inglés ciudadano, pues una salida de marco, tono y respeto a lo que tanto se nos tiene acostumbrados desde ciertas derechas (¡claro, es que como ellos son gentes tan recomendables, según los últimos ejemplos conocidos!).


Mavalca:

No, impartir ética y filosofía no da como resultado inmediato constituir modelos de ciudadanos. Esa es la diferencia entre una disciplina crítica,con tradición y pluralidad -con una realidad histórica- y una disciplina que es un puro engendro ideológico por mucho que se nos quiera enmascarar el asunto.. y por mucho que se quiera identificar a todo el que se opone al "engendro" con la reacción.

Pero no cuela, no cuela.

Saludos

He escrito un texto largo. Un positivo al que lo lea, dos positivos al que lo comente.

Los alumnos que no estudian optan por una elección perfectamente racional
------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Cualquiera de nosotros nos enfrentamos cada día a acciones que nos brindan satisfacción frente otras que nos son desagradables. Voy a definir como decisión racional elegir las primeras frente a las segundas, siempre que esa satisfacción no se vea sobrepasada por consecuencias futuras desagradables. Por ejemplo, ir en coche a trabajar es para mucha gente una opción racional, ya que la satisfacción que otorga (ir más cómodo, quizá llegar antes) es superior a sus efectos desagradables (contaminar a personas desconocidas, una pequeña aportación al cambio climático). Lo que viene a continuación pretende demostrar que los pésimos resultados educativos en España son fruto de decisiones perfectamente racionales por parte de los alumnos, además de sugerir qué se puede hacer para revertir esa situación.

¿Por qué los alumnos no estudian? Cualquier chaval cuando llega a casa por las tardes, se enfrenta a la decisión de estudiar o de hacer otras cosas, como puede ser ver la tele, quedar con sus amigos o simplemente tirarse en el sofá. Es posible que sus padres le obliguen a estudiar y a sacar buenas notas, como condición previa para hacer esas "otras cosas". Sin embargo, desde mi experiencia como profesor y tutor en varios institutos, sé que esa actitud no es demasiado frecuente entre los padres. Por lo tanto, cuando llega a casa, cada alumno se enfrenta a la desagradable opción de estudiar, frente a otras que esa tarde le van a dar más satisfacción. Insisto en lo "desagradable" de estudiar: si estudiar fuera algo divertido y emocionante, todo el mundo lo practicaríamos en nuestro tiempo libre. Estudiar es algo fastidioso que requiere esfuerzo, y es una decisión perfectamente racional evitar su práctica si no ofrece algún otro tipo de satisfacción. Y sin embargo, es fundamental para nuestra sociedad que niños y adolescentes estudien.

¿Qué podemos hacer para que estudiar se convierta en la opción más atractiva? Hay que invertir los términos. Aquellos que estudian más, tienen a largo plazo mejores trabajos que los que no lo hacen, pero la diferencia no es demasiado evidente en España hoy en día. Y menos todavía para chavales que se preguntan mucho más lo que van a hacer esa misma tarde que lo que puedan estar haciendo dentro de 10 ó 20 años. Aunque los profesores nos esforcemos por destacar el atractivo de nuestra materia, siendo humildes, hay reconocer que incluso el mejor no podrá seducir al estudio a cualquier persona.

¿Cómo puede un legislador incentivar el estudio?
1. Con un sistema de becas a los buenos resultados académicos. Esto vuelve más interesante el estudio -frente a tumbarse en el sofá, o salir a tirarle piedras a los coches- que probablemente cualquier charla de un adulto.

2. Ofreciendo a los alumnos la alternativa Bachillerato/Formación Profesional a los 13 años. Antes he dicho que es algo desagradable, pero no es del todo cierto. Estudiar lo que a uno le gusta puede ser estupendo: hay gente que disfruta leyendo sobre las guerras púnicas, la vida de Bob Marley o memorizando piezas del motor de un Formula 1. A los 13 años un chaval ya sabe si prefiere los conocimientos teóricos o los prácticos, y tomará la decisión racional de estudiar toda aquella materia que le resulte atractiva.

3. Hacer repetir de curso a los que suspendan más de dos asignaturas. Muchos alumnos preferirán estudiar para evitar una desagradable pérdida de contacto con sus compañeros, pero también para poder avanzar en el estudio de las materias que les gustan.

1)En Nueva York están experimentando darles incentivos económicos a los alumnos que se presentan a los exámenes y sacan buenas notas.
http://www.ustealdia.org/foro/index.php?topic=5034.0

Algunas familias en España les ponen regalos económicos a cambio de buenas notas.
2)Eso,tras la victoria electoral socialista,ni lo nombres.
¿Quieres ser acusado de segregador y elitista?.¡Calla que no te lean!.
3)Lo de repetir hay alumnos que les importa pero otros,un pimiento.
Dicen:
"yo estaré sólo hasta los 16 en el IES,me dá igual como se llame el curso;además mis colegas, que tampoco estudian, repetirán conmigo,no estaré sólo".

No quitaría ni una coma Adrian, aunque añadiría algo:

Te ha faltado la opción racional del alumno de vacilar al profesor, de dominar a la autoridad arropado por sus derechos para descojonarse de la risa e impresionar a las niñitas. Creo que es la mayor laguna de este sistema.

Añadiría procesos de selección para acceder a la ESO y al bachillerato. Erradicaría la opción racional de muchos profesores de regalar aprobados para satisfacer a sus alumnos.
¡¡¡En Andalucía, ahora, hasta se pagará por ello!!!

Por otro lado, si los títulos son tan asequibles pierden su valor en el mercado laboral. Si se recupera la exigencia, las empresas volverán a pagar decentemente al profesional cualificado, y los estudios volverán a ser interesantes (lo de atractivos... uff)

Adrián, sugerencias tan certeras, se unen a las muchas realizadas por profesionales a pié de aula, en este y otros foros, aunque para los legisladores, no sean las más idóneas, por ahora.

Angelus, que no se trata de colarle nada a nadie, al menos por mi parte. Que se trata de ponderar sin prejuicios ni tendencias ya definidas o intereses creados. Deberíamos considerar que en variados casos la enseñanza de la filosofía, por ejemplo, ha sido tendenciosa y hasta doctrinaria (según, claro está el enfoque dado). Si lo de ética se hubiese desarrollado tal vez (¡ojo, tal vez!) mejor, lo posterior tendría otro valor... ¿Pero qué tiene que ver la filosofía, o ética, o moral, con la formación ciudadana, así en puridad de términos?... FORMACIÓN DE CIUDADANOS LIBRES Y DEMOCRÁTICOS, CON DERECHOS Y DEBERES CONSIGUIENTES éso debería ser la EpC. Lo otro son cosas distintas. ¡Ah, tampoco se debe identificar a quien desea una verdadera y eficaz EpC con la rojería tópica!

Mavalca

Ya empezamos a llegar a puntos de encuentro, "¿Pero qué tiene que ver la filosofía, o ética, o moral, con la formación ciudadana, así en puridad de términos?" Nada, totalmente de acuerdo. Pero entonces uno se pregunta: por qué la Ciudadanía aparece como Filosofia y Ciudadanía en 1 Bach mutilando horas y contenidos, idem con la Ética de 4º, y por qué la imparten los profesores de filosofía.

Si la Ciudadanía se hubiese establecido como materia independiente.. o dicho de manera clara: nada tendría yo que objetar a la Ciudadanía si viniese a sumar y no a restar a este de por sí ya maltrecho sistema educativo.

Saludos.

Desde mi perspectiva la nueva propuesta de Educación para la ciudadanía es una propuesta ideológica, propia de todos los partidos y diferente desde una perspectiva circunstancial; …este es mi enfoque que refuerza mi postura, ahora que estoy en el poder. ¿Materia independiente?... para algo así hay que definir el perfil profesional del profesorado responsable, crear la plaza correspondiente y convocar el concurso de rigor. Con cuestionario, perfil y plaza tendríamos asignatura. De otro modo tenemos una transversal, tierra quemada y territorio de nadie que nadie quiere por sonar a maría. Yo creo que, hoy por hoy, a este respecto, el responsable más oportuno puede ser el tutor en horario de tutoría, aquel viejo tutor de las viejas escuelas unitarias tan acostumbrado a mezclar instrucción y formación, educación y socialización, con cuestionario y sin el. Pero todos sabemos hoy que las tutorías no van bien en Primaria y peor en Secundaria, alucinantes en la universidad. La materia propia (lo mío) ha cobrado grueso cuerpo y los paradigmas “yo soy de ciencias” – “yo soy de letras” más que desaparecidos se han multiplicado y especializado más de lo deseable en etapas educativas obligatorias.

Desde el buen ciudadano chino al europeo hay algo más que kilómetros y desde el ciudadano griego al actual algo más que siglos. Cuestiones opinables, complicadas… matizaciones ¿?.

"...aquel viejo tutor de las viejas escuelas unitarias tan acostumbrado a mezclar instrucción y formación, educación y socialización, con cuestionario y sin el"
Aquel viejo tutor, a quién semanalmente le reparten cantidades innecesarias de papeles, cuestionarios, realizados, por personas que nunca tutorizaron, asiste al declive de la educación pública, con gran pesar, y como antaño, contracorriente, intenta hacer lo posible, para mejorar la navegación...

A, ciertamente si algo nos sobra son cuestionarios, ideas y proyectos de los que no ejercen para los que ejercen. Todo empezó con aquel patético “¡Presente usted su programación! a instancias del inspector que aparecía por tu clase para “apoyar” tu labor. Aquella programación que acabamos copiando todos-nos para mostrarla ante idéntica requisitoria de todos-ellos. Años pos 68 y 70, ¡ qué progres éramos todos !.

Soy profesor de Universidad, fui alumno de Ricardo Moreno en COU y posteriormente compañero de Facultad en Santiago. Para mi Ricardo fue un profesor que explicaba con claridad, distante pero a la vez cercano y que evaluaba muy bien, o sea, te lo sabes o no, nada de ideas felices. Tengo una niña de ocho años que estudia en un colegio público. Quiero que mi hija vaya a una escuela laica por dos motivos, primero porque aún no acabo de comprender que hace un sacerdote (o habilitado) en un colegio y segundo porque su madre es creyente y ya la enseña ella y va a misa todos los domingos a una iglesia, que es donde se ofrecen ese tipo de creencias. Por otro lado tiemblo y sudo cuando pienso si alguna vez le van a insuflar eso que llaman educación para la ciudadanía, no porque desconfíe de los maestros, sino de los programas y sus autores. Yo no quiero que a mi hija le infundan ideas clónicas unisex emanadas del poder. Si Pepiño Blanco mete mano en esto, yo me exilio.

Cojonudo tías y tíos. Escajedo y "a"... Vamos por el camino preciso, concreto, nada de teorizaciones sin sustancia o si la tienen sin experimentación que las justifiquen... Han descubierto ustedes la esencia. La materia se aplica según quienes la aplican, la doctrina se da sergún quienes la dan, las "marías" seguirán siendo marías mientras solo sirvan para rellenar horarios y las den quien menos horas tengan cubiertas. Esa es la cuestión. El maestro/profesor/catedrático (as) que quiera y sepa hará su trabajo, quien no quiera ni sepa claro está que no sabrá ni hacerlo y se pretenderá justificar con miles de argumentos (y algunos con miles de papeles), pero vamos, los que llevamos bastantes años en este negocio sabemos muy bien quién es quién... Tengo que lanzar una lanza a favor de ciertos tutores de la UJA (donde tengo una chica estudiando) que asumen su labor orientadora, no así cuando otra hija mía estuvo en la UAL que supuso todo lo contrario. Por eso lo de quién, cómo y cuándo.

Concentración el sábado 5 de Abril en defensa de la filosofía:
http://plataformafilosofia.blogspot.com/

Estimados compañeros:

Les dejo aquí un enlace que complementa el artículo de Maximiliano Bernabé:

http://candaya.blogspot.com/2008/04/leer.html

Aprovecho para enviarles un afectuoso saludo a todos y para dar la enhorabuena a don Ricardo por el éxito de su partido en las pasadas elecciones.

Aquiles

Escribir un comentario

(Si anteriormente no ha dejado un comentario, necesitará ser aprobado por el autor, hasta entonces su comentario no aparecerá. Gracias.)