« Federico Gómez Pardo en El País | Página principal | Entrevista a Carles Mata en El País »

La educación igualitaria es injusta

Comparto con vosotros la entrevista que me realizó Lluís Amiguet de La Vanguardia sobre el Panfleto y que fue publicada en la sección "La Contra" este martes.

LLUÍS AMIGUET - 16/05/2006

Un colega de la redacción me recomendó entusiasta el ´Manifiesto antipedagógico´ que corría por internet. Lo leí: era discutible, pero coherente y cargado de sentido. Dicha coherencia tampoco pasó inadvertida para el avispado editor de leqtor, que ahora lo ha transformado en buen papel. Moreno, además de incómodo panfletario, es doctor en Historia de las Matemáticas; ha traducido del árabe el ´Arte del cálculo´, de Ibn Al Samh, y es autor de un celebrado ensayo sobre el poeta y matemático Omar Sayyam. "El islam dio grandes científicos en el medievo - razona-, pero después intercambió papeles con el cristianismo, que entonces ponía la ciencia al servicio de la fe. Hoy es el islam el que ha subordinado toda la ciencia y el progreso a la religión"

R. MORENO CASTILLO, PROFESOR; AUTOR DEL ´PANFLETO ANTIPEDAGÓGICO´
"La educación igualitaria es injusta"

Tengo 55 años: lo mejor de la madurez es que aprecia a los clásicos. Nací en Madrid. Soy padre emancipado de sus dos hijos. Leo teología sin ser creyente. Soy votante del PSOE, por eso me duele su política educativa. Para dejar de estar suspendidos en educación hay que recuperar la memorística, la disciplina, la exigencia, y repetir cursos

- ¿Cuál es el primer problema de nuestra educación?

- Que la educación igualitaria es injusta. En realidad, penaliza a los alumnos que quieren estudiar y tampoco consigue que los que no quieren aprender aprendan.

- No todos tienen las mismas capacidades.

- La falta de talento del alumno puede suplirse con mayor dedicación del profesor, pero ése no es el problema. Nuestro sistema educativo fracasa no porque a algunos estudiantes les cueste más aprender, sino porque a unos cuantos no les da la gana de estudiar.

- ¿Unos cuantos?

- Sí, que perjudican al resto, y, como la ley nos obliga a aprobarlos y, a la segunda, pasarlos de curso, pues toda la clase se resiente, y por eso, entre otras cosas, estamos a la cola en la competencia escolar en Occidente.

- ¿Cómo lo solucionaría usted?

- La solución para evitar que cuatro o cinco alumnos que no quieren estudiar lastren al conjunto sería adelantar la edad de elección de la formación profesional.

- ¿Cómo?

- Yo creo que se debería separar a los alumnos desde los doce años y no obligar a todos a estudiar ESO hasta los 16. Así, quien quisiera podría acceder a una formación profesional a los doce y no se vería luego obligado a ser mano de obra barata a los 16.

- Pero a los doce años no sabes qué quieres.

- Ésa no debería ser una decisión definitiva, sino reversible en cada curso. Siempre habría de darse al alumno la posibilidad de reintegrarse en el bachillerato académico, que debería durar desde los doce hasta los 18 años.

- ¿Cambiaría más cosas del programa?

- Hay que memorizar más. Tenemos que recuperar la memoria en el aula. La pedagogía que se considera moderna ha desprestigiado la memorística y afirma que lo importante no es memorizar, sino saber razonar...

- ¿Acaso no es cierto?

- Eso es una sandez. Es imposible memorizar sin razonar y viceversa. Algunas estructuras básicas del saber tienen que memorizarse y punto, y sólo hay una manera: aprenderlas de memoria. Sí, memoria: mecánicamente.

- ¿Quiere volver a recitar los reyes godos?

- Me conformaría con que los chavales supieran de memoria los últimos reyes de España al menos desde los Reyes Católicos.

- Luego todo se olvida.

- Sí, pero si usted alguna vez supo algo y lo ha olvidado, al menos puede consultar y recordarlo, pero si nadie nunca se lo enseñó, entonces ya no sabrá buscarlo en ningún sitio. Será usted un ignorante absoluto.

- Pero si el alumno pone buena voluntad...

- Ése es otro error pedagógico: la buena voluntad no es suficiente. Sólo es suficiente el éxito. ¿Qué le pide usted a su médico? ¿Que le cure, o se conforma con que lo intente?

- Espero de él que me cure.

- Pues al estudiante, si apuestas por su futuro de verdad, hay que pedirle resultados desde el primer día y no sólo buena voluntad.

- Hay que motivarlo.

- Otra tontería. A los estudiantes hay que exigirles disciplina. La motivación es otro de los mitos pedagógicos cargados de buenas intenciones que han llevado a la cola de Europa a nuestro sistema educativo.

- Pero la ilusión mueve montañas.

- La disciplina mueve montañas. El niño no puede ilusionarse aprendiendo la tabla de multiplicar, porque la encontrará aburridísima, y lo es, pero el profesor debe disciplinarlo y hacérsela aprender, porque ése es el único camino para saber multiplicar un día.

- ¿Pide usted la vuelta del castigo?

- Pido la vuelta a las aulas del respeto al profesor y quiero que también regrese la educación, entendida como subordinación del egoísmo al interés general. Pido que los estudiantes recuperen los modales y dejen de rendir culto a sus propios y pueriles caprichos.

- ¿Así reduciría el fracaso escolar?

- Existe mucho más fracaso escolar del que se denuncia y, lo que es peor, incluso quienes cumplen los objetivos - siguiendo la jerga pedagógica en boga- tal vez sí los cumplan, pero aun así sufren grandes lagunas cognitivas.

- Kant pedía que no enseñáramos filosofía, sino que enseñáramos a filosofar.

- Kant dijo eso, pero hizo lo contrario. Dedicó toda su vida a leer filosofía y sólo se atrevió a publicar La crítica de la razón pura cuando ya tenía 57 años. Así que Kant estudió mucha filosofía antes de filosofar.

- Los padres también sufren lo suyo.

- Están despistados por el sistema. Antes sabían que el chaval debía apretar para no ir a septiembre y en septiembre para no repetir. Como ahora hay que pasarles de curso de todos modos, creen que la holgazanería de sus hijos no lo es tanto, puesto que aprueban.

- Pero la pedagogía...

- La pedagogía se utiliza como una jerga irrelevante para enunciar lo obvio. Un profesor tiene que dominar su materia y luego aprenderá a enseñar, porque a enseñar no se enseña, como tampoco se enseña a amar o a tener amigos. Sólo la experiencia es maestra.

- Su manifiesto diríase reaccionario.

- Es puro progresismo, lo que sucede es que cuestiona los manidos clichés bienintencionados, pero erróneos, que han fundado nuestras reformas educativas y sus fracasos.

- ¿Y la religión?

- No tiene cabida en el aula de todos. Pertenece a la esfera de lo privado. Imagínese a un profesor diciéndole a los hijos de una pareja homosexual que la homosexualidad es contra natura. Otra cosa es la historia de las religiones, que sí se puede enseñar.

- ¿Y la filosofía sí que cabe?

- Enseñar a pensar es algo de lo que todos estamos muy necesitados.

TrackBack

TrackBack URL para este entrada:
http://www.leqtor.com/movabletype/mt-tb.cgi/7

A continuación se encuentran los links de weblogs que hacen referencia a La educación igualitaria es injusta:

» El "Planfeto antipedag󧩣o" publicado en libro de profe
Ricardo Moreno Castillo, el autor de la Carta a la Ministra de los profesores de Ense񡮺a Secundaria, me acaba de comunicar que el Panfleto antipedag󧩣o que hasta ahora ha estado circulando por la red acaba de salir en forma de libro, bastante% [Leer más]

Comentarios

He escrito a "La Vanguardia" una carta de apoyo al libro y, claro, a su autor, aprovechando la entrevista, que mucho me temo que no publicarán (a pesar de que era exageradamente comedida...).
Las salas de profesores se han llenado de fotocopias de la entrevista, porque TODOS sabemos que es verdad lo que se dice en ella. Pero: ¿quién se mueve? Hemos perdido... La gente está cansada (algunos ya estamos hasta viejos...) y como quien manda y mueve el culo en los centros son los sindicatos, los advenedizos trepas y la guardia pretoriana de los progres que son administración al mismo tiempo que sindicalistas, usuarios, trabajadores y votantes (una esquizo mútiple de no te menees), pues la cosa está, sintiéndolo mucho, irremisiblemente perdida. Siento ser tan realista, es que el cabreo ni se me pasa ni con la Copa de Europa.Aunque, bien mirado, el placer que todavía espero poder vivir es el de ver pasar cadáveres psicodemagógicos. ¡Ojalá cunda el pánico!
¡Salud y Anarquía!

Antoni, gracias por tu apoyo. Escribí el Panfleto porque tenía la misma sensación que tú. Lo que hay que hacer es no callarse y utilizar cualquier foro, aunque sea una tertulia de amigos, para hacer oir nuestra voz. No quisiera pensar que, como tú dices, la cosa esté irremisiblemente perdida. Que no se pueda decir en el futuro que nadie denunció la situación.

Estimados compañeros , He leído el Panfleto Antipedagógico, lo tengo subrayado y con comentarios al margen del mismo. Tengo pensado enviarle una argumentada respuesta al autor del cual discrepo, sino de todo, sí de gran parte del Panfleto.
Como adelanto diré que es sintomático que en todo el escrito no hay ni una sola refrencia de autocrítica al profesorado,aunque en la página 33, admite que el profesor pueda equivocarse ( menos mal) Soy maestro de escuela, no catedrático ni profesor de ESO o Bachiller ,pero tengo una dilatada vida de encuentros y desencuentros, con la enseñanza y sé quienes son los y las jóvenes, sus padres y también qué profesrado tenemos en esta España. Otro adelanto, los ejemplos que pone el autor para apoyar sus tésis están buscados "ad hoc", porque, entiendo, que podrían ser otros y yo se lo pondré.

No soy defensor de la ya desaparecida LOGSE,tampoco del bodrio de la LOE, pienso que ninguna ley es perfecta, pero la LOGSE, sinceramente, no era tan mala.

En fin, seguiré pero con respuesta personal a Ricardo.

Un abrazo

José Manuel

Querido José Manuel:
Gracias por tus comentarios. Me dices que no hay autocrítica al profesorado. La autocrítica y el examen de conciencia es algo personal, yo puedo hacerla sobre mí mismo, pero no sobre el resto del profesorado. Doy por sentado que entre los docentes, como en cualquier colectivo, hay buenos y malos profesionales. Pero piensa que en el Panfleto lo que critico es una ley disparatada y sus fundamentos pedagógicos, y la única responsabilidad de una ley disparatada corresponde a los legisladores que la aprobaron, no a los profesores ni a los alumnos que la sufren, por muchos defectos que éstos puedan tener.
Dices también que los ejemplos son "ad hoc". Un ejemplo, querido amigo, siempre es "ad hoc", y descalificar un ejemplo porque es "ad hoc" equivale a descalificarlo porque es ejemplar.

Da gusto leer un análisis razonado, y un dialógo posterior auténtico. Falta el siguiente paso, sacar conclusiones... y aplicarlas. Por que si no, ¿para qué educar futuros ciudadanos inteligentes y críticos? ¿Para que tampoco haya nada que hacer? ¿Es así nuestra realidad?

Un amigo que está investigando en temas de educación en el Reino Unido quiere una copia de la entrevista para enseñársela a alguna gente. ¿Existe una copia en inglés? (Él puede traducirla él mismo, claro, pero entonces ya le apetece menos :-)

Escribir un comentario