« Bienvenida | Página principal | La educación igualitaria es injusta »

Federico Gómez Pardo en El País

Hoy nos despertamos con una carta de Federico Gómez Pardo en El País sobre las agresiones a profesores. Con una lucidez poco frecuente, en lugar de achacar el problema a la emigración, a la coyuntura social, a lo difícil que lo tiene hoy la juventud, atina claramente en el centro de la diana: el sistema educativo en España no educa. Así de fácil. Y si no se educa, no hay motivo para extrañarse de que las consecuencias sean las que son. Lo único sorprendente es que todavía haya quien se sorprenda. A partir de la famosa reforma, pueden estar en una misma clase quien quiere aprender y quien no tiene el menor interés por hacerlo, el que aprobó todo el curso anterior y el que arrastra ocho asignaturas suspensas. Los que no quieren aprender y los que no se enteran de nada porque han sido irresponsablemente promocionados de curso y no tienen otro quehacer que molestar a sus compañeros. Si éste es el único entretenimiento que el sistema les ofrece, es normal que no lo desaprovechen. Este mismo sistema genera una terrible frustración en los que sí quieren aprender pero no pueden por culpa de sus compañeros, la cual también desemboca de un modo natural en situaciones de violencia. Por si fuera poco, al profesor se le quita toda autoridad, y no se puede expulsar a ningún alumno por conductas que bastarían para que les expulsaran de cualquier lugar público.

¿Cómo no pudieron prever los creadores de la famosa reforma lo que todas las personas con sentido común sabían que iba a suceder?

TrackBack

TrackBack URL para este entrada:
http://www.leqtor.com/movabletype/mt-tb.cgi/5

Comentarios

No lo pudieron prever porque no dan clase.

Efectivamente. Nos dirigen personas sin horas de vuelo y nos estamos mareando, por no decir indignando. 20 años de experiencia mínima en aulas Y EN TODOS LOS NIVELES Y CLASE DE ALUMNOS antes de ser ministros, consejeros etc etc Vaya espabilaos!

No es sólo que no han dado clase, o dieron un par de años antes de meterse en política o liberarse como sindicalistas. También están los políticos de "izquierdas"que tienen a sus hijos en el OPUs o en los escolapios o el Británico pero nos piden a sus votantes( padres y profesores) que aguantemos lo inaguantable en los institutos. Si algo me gusta del análisis de la realidad que hace el profesor y compañero R. Moreno es el optimismo que desprende, su fe en que otra realidad es posible. Es posible educar a esta generación de gente jóven. Lo erróneo es obligar a compartir espacios a los tienen distintos intereses y no dar alternativas reales a los que no quieren estudiar pero podrían querer formarse en uno o más oficios de manera básica hasta encontrar lo que les gusta. La tolerancia que estamos teniendo con la mala educación, la violencia y el vandalismo se podría terminar con apoyo de las autoridades educativas pero miran para otro lado. Creen erronamente que sus votantes están encantados con el ambiente que hay en las aulas.

Escribir un comentario