Página principal | Junio 2006 »

Mayo 30, 2006

Artículo de Eduardo Mendoza en El País

El Panfleto Antipedagógico: "expone con pasión pero sin ira el lamentable estado de la educación en España". Quiero agradecer las palabras de apoyo al Panfleto de Eduardo Mendoza en su artículo Destrozos de este lunes.

Mayo 29, 2006

La rebelión de los profes - XLSemanal

20060528xlsemanal.jpg
Este fin de semana el magazine dominical del grupo Vocento, el de mayor difusión en España y que se entrega junto al ABC y un montón de periódicos regionales, ha titulado su tema de portada "Profesores en pie de guerra. ¿Por qué está en crisis el sistema educativo? ". Junto a opiniones de un numeroso y diverso grupo de profesores y a una entrevista con el Secretario de Estado de Educación, me pidieron que diera cuatro pinceladas del libro de reciente publicación y que os apunto en los anteriores comentarios o "posts".

Mayo 28, 2006

El mito de la educación sin memoria

«De todos los factores que influyen en el aprendizaje, el más importante consiste en lo que el alumno ya sabe.» David Ausubel, co creador de la pedagogía que inspiró la LOGSE.

Uno de los dislates más notables de nuestra educación es el prescindir del desarrollo de la memoria, como si el progreso de ésta fuera inversamente proporcional al de la inteligencia. La inteligencia funciona combinando entre sí unos objetos llamados `ideas´, y mientras no las utilizamos quedan guardadas en una caja llamada `memoria´. En consecuencia, si la memoria está vacía, la inteligencia no puede funcionar. Ya dijo Kant, hace bastante tiempo, que los contenidos del conocimiento sin las estructuras del pensamiento son ciegos, pero que las estructuras del pensamiento sin los contenidos del conocimiento están vacías. No se puede aprender a dividir si primero no se memorizó la tabla de multiplicar, ni manejar un diccionario si no se sabe el orden alfabético, ni traducir un texto latino sin saber las declinaciones, ni siquiera se puede reflexionar sobre la relación causal entre distintos acontecimientos históricos si se ignora el orden en el que sucedieron. Las cosas que sabemos, esto es, las que guardamos en la memoria, forman el espacio mental por el que circulan nuestras ideas, y cuantas más cosas sepamos, con mayor holgura se moverán éstas. La despreocupación por el desarrollo de la memoria es una de las primeras causas del fracaso escolar, entendido éste no por el número de alumnos que no aprenden porque no quieren, sino por la mala formación de los que sí terminan la ESO y el bachillerato. Prescindir de la educación de la memoria y después sorprenderse del fracaso escolar dice mucho sobre la ignorancia de los mentores de la reforma y de los defensores de las nuevas pedagogías.

Mayo 27, 2006

El mito del profesor amigo

«Nadie educa a nadie. Nadie es educado por nadie: todos nos educamos juntos. » Paulo Freire, educador y pedagogo brasileño

El profesor amiguete, el que quiere ponerse en lugar de sus alumnos, está renunciando a una de las tareas fundamentales de la educación, cual es la de que los educandos sepan ponerse en el lugar de los demás. Si un muchacho tira los papeles al suelo, no ha de ponerse en su lugar (ya se sabe cómo son los niños), al contrario, ha de exigirle que se ponga él en el lugar de los encargados de la limpieza, que no son sus esclavos. Si arma alboroto en clase e impide a los demás atender, el profesor ha de obligarlo a ponerse en el lugar de los que sí quieren aprender. Y si se dedica a acosar a un compañero más débil, tiene que ponerlo en el lugar de ese compañero, recordándole que a él no le gusta ser molestado por los más fuertes. Y siempre que se recuerda a un niño la existencia y los derechos de los otros, inevitablemente se lo frustra. El profesor que no ejerce como tal no deja a los alumnos más libres, al contrario, los deja bajo la tiranía de los más matones de la clase. Pero lo más grave es que el sistema educativo no respalda al profesor que sí quiera hacer valer su autoridad. Hoy día es difícil expulsar definitivamente a un alumno, aunque le suelte a una profesora una zafiedad que hubiera bastado para que lo expulsaran de una taberna. ¿Cómo puede un sistema educativo funcionar como tal si en los centros se admiten conductas que fuera de ellos serían delictivas, cuales son la injuria, el acoso o la conculcación del derecho de aprender a los que de veras quieren aprender?

Mayo 26, 2006

El mito de la igualdad

«Evitemos que los niños se comparen entre ellos, para que de hombres aprecien la diversidad. » Francisco Ferrer, de la Institución Libre de Enseñanza

Siempre que se habla de la necesidad de subir el nivel de exigencia en los estudios, sale alguien con la falacia de que esto atentaría contra la igualdad: siempre tendrían más facilidades los muchachos de las familias más acomodadas. Pero si los que no tienen ambiente intelectual en su casa tampoco lo encuentran en el instituto, están perdidos para siempre, y la única posibilidad que tienen de mejorar los que proceden de familias más humildes es, precisamente, un sistema de enseñanza donde se valora el trabajo y la inteligencia. La única igualdad legítima es la igualdad de oportunidades. Que unos las aprovechen y otros no ya es otra cosa, pero impedir que los estudiantes más trabajadores aprendan todo lo que podrían aprender para que los que no lo son no se sientan discriminados es sencillamente un acto de barbarie. Los `expertos´ que han destrozado la educación en España hablan mucho de la «atención a la diversidad», pero en realidad están uniformando dictatorialmente por el método de colocar a los que de veras desean aprender bajo la férula de los no tienen ningún interés y boicotean las clases. Algo así como un sistema sanitario en el cual no se curara a quienes desean ser curados para no discriminar a aquellos que no obedecen a los médicos. Ésta es la igualdad que propugna nuestro sistema educativo.

Mayo 25, 2006

El mito de aprender jugando

« La única costumbre que hay que enseñar a los niños es que no se sometan a ninguna costumbre.» Jean Jacques Rousseau, filósofo

Entre las falacias que más daño han hecho a nuestra educación están la del aprendizaje lúdico y la de la motivación. Algunos padres critican a los profesores por no motivar a sus niños y hay alumnos que llegan al instituto exigiendo que se los entretenga. Pero es absurdo pretender que los estudiantes vayan motivados al instituto como si fueran a un circo. Es más, lo preocupante sería que un muchacho aguardara impaciente el fin de las vacaciones para poder divertirse estudiando las declinaciones latinas o resolviendo problemas de trigonometría. No, los padres deben dejar claro a los hijos que han de ir al instituto porque es su obligación, les guste o no, y que deben hacer las tareas escolares todos los días, estén motivados o no. Hacerles creer que el trabajo es un juego es tan grave como hablarles de la cigüeña cuando preguntan de dónde vienen los niños. Si toda persona con sentido común sostiene que hay que informar sinceramente a un niño cuando se interesa por el sexo, o por el problema las drogas, no se entiende por qué se les ha de mentir cuando se les habla del trabajo y del esfuerzo. Un profesor que para motivar a los alumnos convierta el estudio en un juego está, sencillamente, engañándolos. Porque es imposible aprender un idioma extranjero, saber matemáticas o tocar medianamente bien un instrumento musical sin muchas horas de esfuerzo y dedicación y sin hacer muchos ejercicios rutinarios y repetitivos cuyo sentido el neófito puede no entender. Por ello, el estudiante ha de ser avisado de la necesidad de un esfuerzo que nadie puede hacer en su lugar y que, si no lo hace, el único responsable de su fracaso es él.

Mayo 22, 2006

Artículo en El Heraldo de Aragón

El domingo 21 de mayo se publicó en El Heraldo de Aragón un artículo firmado por Juan Marín hablando del Panfleto Antipedagógico. Lo incluyo en el blog por si queréis comentarlo.

Entrevista a Carles Mata en El País

El periódico El País publica hoy (22 de Mayo) una entrevista con Carles Mata, director del Instituto Salvador Espriu y presidente de AXIA (asociación catalana de directivos de centros de enseñanza), donde se habla de las medidas necesarias para atajar la violencia escolar y la indisciplina en las aulas. Las medidas que se discuten pueden ser más o menos eficaces, pero el problema de fondo sigue en pie ¿Por qué confundir la enseñanza obligatoria hasta los dieciséis años con la enseñanza igualitaria hasta los dieciséis años? Si un muchacho de catorce años se porta mal porque no está a gusto en el instituto y lo que quiere es ir a aprender a arreglar motos ¿no es mejor respetar su deseo y así eliminar la causa de su mal comportamiento? ¿A que viene este empeño de negar que hay quien no quiere estudiar, y que estaría mejor haciendo cualquier otra cosa?

Mayo 18, 2006

La educación igualitaria es injusta

Comparto con vosotros la entrevista que me realizó Lluís Amiguet de La Vanguardia sobre el Panfleto y que fue publicada en la sección "La Contra" este martes.

LLUÍS AMIGUET - 16/05/2006

Un colega de la redacción me recomendó entusiasta el ´Manifiesto antipedagógico´ que corría por internet. Lo leí: era discutible, pero coherente y cargado de sentido. Dicha coherencia tampoco pasó inadvertida para el avispado editor de leqtor, que ahora lo ha transformado en buen papel. Moreno, además de incómodo panfletario, es doctor en Historia de las Matemáticas; ha traducido del árabe el ´Arte del cálculo´, de Ibn Al Samh, y es autor de un celebrado ensayo sobre el poeta y matemático Omar Sayyam. "El islam dio grandes científicos en el medievo - razona-, pero después intercambió papeles con el cristianismo, que entonces ponía la ciencia al servicio de la fe. Hoy es el islam el que ha subordinado toda la ciencia y el progreso a la religión"

R. MORENO CASTILLO, PROFESOR; AUTOR DEL ´PANFLETO ANTIPEDAGÓGICO´
"La educación igualitaria es injusta"

Tengo 55 años: lo mejor de la madurez es que aprecia a los clásicos. Nací en Madrid. Soy padre emancipado de sus dos hijos. Leo teología sin ser creyente. Soy votante del PSOE, por eso me duele su política educativa. Para dejar de estar suspendidos en educación hay que recuperar la memorística, la disciplina, la exigencia, y repetir cursos

- ¿Cuál es el primer problema de nuestra educación?

- Que la educación igualitaria es injusta. En realidad, penaliza a los alumnos que quieren estudiar y tampoco consigue que los que no quieren aprender aprendan.

- No todos tienen las mismas capacidades.

- La falta de talento del alumno puede suplirse con mayor dedicación del profesor, pero ése no es el problema. Nuestro sistema educativo fracasa no porque a algunos estudiantes les cueste más aprender, sino porque a unos cuantos no les da la gana de estudiar.

- ¿Unos cuantos?

- Sí, que perjudican al resto, y, como la ley nos obliga a aprobarlos y, a la segunda, pasarlos de curso, pues toda la clase se resiente, y por eso, entre otras cosas, estamos a la cola en la competencia escolar en Occidente.

- ¿Cómo lo solucionaría usted?

- La solución para evitar que cuatro o cinco alumnos que no quieren estudiar lastren al conjunto sería adelantar la edad de elección de la formación profesional.

- ¿Cómo?

- Yo creo que se debería separar a los alumnos desde los doce años y no obligar a todos a estudiar ESO hasta los 16. Así, quien quisiera podría acceder a una formación profesional a los doce y no se vería luego obligado a ser mano de obra barata a los 16.

- Pero a los doce años no sabes qué quieres.

- Ésa no debería ser una decisión definitiva, sino reversible en cada curso. Siempre habría de darse al alumno la posibilidad de reintegrarse en el bachillerato académico, que debería durar desde los doce hasta los 18 años.

- ¿Cambiaría más cosas del programa?

- Hay que memorizar más. Tenemos que recuperar la memoria en el aula. La pedagogía que se considera moderna ha desprestigiado la memorística y afirma que lo importante no es memorizar, sino saber razonar...

- ¿Acaso no es cierto?

- Eso es una sandez. Es imposible memorizar sin razonar y viceversa. Algunas estructuras básicas del saber tienen que memorizarse y punto, y sólo hay una manera: aprenderlas de memoria. Sí, memoria: mecánicamente.

- ¿Quiere volver a recitar los reyes godos?

- Me conformaría con que los chavales supieran de memoria los últimos reyes de España al menos desde los Reyes Católicos.

- Luego todo se olvida.

- Sí, pero si usted alguna vez supo algo y lo ha olvidado, al menos puede consultar y recordarlo, pero si nadie nunca se lo enseñó, entonces ya no sabrá buscarlo en ningún sitio. Será usted un ignorante absoluto.

- Pero si el alumno pone buena voluntad...

- Ése es otro error pedagógico: la buena voluntad no es suficiente. Sólo es suficiente el éxito. ¿Qué le pide usted a su médico? ¿Que le cure, o se conforma con que lo intente?

- Espero de él que me cure.

- Pues al estudiante, si apuestas por su futuro de verdad, hay que pedirle resultados desde el primer día y no sólo buena voluntad.

- Hay que motivarlo.

- Otra tontería. A los estudiantes hay que exigirles disciplina. La motivación es otro de los mitos pedagógicos cargados de buenas intenciones que han llevado a la cola de Europa a nuestro sistema educativo.

- Pero la ilusión mueve montañas.

- La disciplina mueve montañas. El niño no puede ilusionarse aprendiendo la tabla de multiplicar, porque la encontrará aburridísima, y lo es, pero el profesor debe disciplinarlo y hacérsela aprender, porque ése es el único camino para saber multiplicar un día.

- ¿Pide usted la vuelta del castigo?

- Pido la vuelta a las aulas del respeto al profesor y quiero que también regrese la educación, entendida como subordinación del egoísmo al interés general. Pido que los estudiantes recuperen los modales y dejen de rendir culto a sus propios y pueriles caprichos.

- ¿Así reduciría el fracaso escolar?

- Existe mucho más fracaso escolar del que se denuncia y, lo que es peor, incluso quienes cumplen los objetivos - siguiendo la jerga pedagógica en boga- tal vez sí los cumplan, pero aun así sufren grandes lagunas cognitivas.

- Kant pedía que no enseñáramos filosofía, sino que enseñáramos a filosofar.

- Kant dijo eso, pero hizo lo contrario. Dedicó toda su vida a leer filosofía y sólo se atrevió a publicar La crítica de la razón pura cuando ya tenía 57 años. Así que Kant estudió mucha filosofía antes de filosofar.

- Los padres también sufren lo suyo.

- Están despistados por el sistema. Antes sabían que el chaval debía apretar para no ir a septiembre y en septiembre para no repetir. Como ahora hay que pasarles de curso de todos modos, creen que la holgazanería de sus hijos no lo es tanto, puesto que aprueban.

- Pero la pedagogía...

- La pedagogía se utiliza como una jerga irrelevante para enunciar lo obvio. Un profesor tiene que dominar su materia y luego aprenderá a enseñar, porque a enseñar no se enseña, como tampoco se enseña a amar o a tener amigos. Sólo la experiencia es maestra.

- Su manifiesto diríase reaccionario.

- Es puro progresismo, lo que sucede es que cuestiona los manidos clichés bienintencionados, pero erróneos, que han fundado nuestras reformas educativas y sus fracasos.

- ¿Y la religión?

- No tiene cabida en el aula de todos. Pertenece a la esfera de lo privado. Imagínese a un profesor diciéndole a los hijos de una pareja homosexual que la homosexualidad es contra natura. Otra cosa es la historia de las religiones, que sí se puede enseñar.

- ¿Y la filosofía sí que cabe?

- Enseñar a pensar es algo de lo que todos estamos muy necesitados.

Mayo 12, 2006

Federico Gómez Pardo en El País

Hoy nos despertamos con una carta de Federico Gómez Pardo en El País sobre las agresiones a profesores. Con una lucidez poco frecuente, en lugar de achacar el problema a la emigración, a la coyuntura social, a lo difícil que lo tiene hoy la juventud, atina claramente en el centro de la diana: el sistema educativo en España no educa. Así de fácil. Y si no se educa, no hay motivo para extrañarse de que las consecuencias sean las que son. Lo único sorprendente es que todavía haya quien se sorprenda. A partir de la famosa reforma, pueden estar en una misma clase quien quiere aprender y quien no tiene el menor interés por hacerlo, el que aprobó todo el curso anterior y el que arrastra ocho asignaturas suspensas. Los que no quieren aprender y los que no se enteran de nada porque han sido irresponsablemente promocionados de curso y no tienen otro quehacer que molestar a sus compañeros. Si éste es el único entretenimiento que el sistema les ofrece, es normal que no lo desaprovechen. Este mismo sistema genera una terrible frustración en los que sí quieren aprender pero no pueden por culpa de sus compañeros, la cual también desemboca de un modo natural en situaciones de violencia. Por si fuera poco, al profesor se le quita toda autoridad, y no se puede expulsar a ningún alumno por conductas que bastarían para que les expulsaran de cualquier lugar público.

¿Cómo no pudieron prever los creadores de la famosa reforma lo que todas las personas con sentido común sabían que iba a suceder?

Bienvenida

Bienvenidos al blog de mi libro Panfleto antipedagógico, publicado por la editorial leqtor recientemente y en cuya génesis se encuentra el texto que un día decidí colgar en la red. Este espacio quiere ser una ventana abierta a todos aquellos que tengan algo que decir sobre la educación, a todos aquellos que tengan una opinión y deseen expresarla. El debate y la polémica están ahora en vuestras manos.